Tendencias del comercio electrónico en 2018

El e-commerce o comercio electrónico no ha parado de crecer en España en los últimos años a pesar de la crisis económica. Y en parte ha sido gracias a la generación de los Millennials, aquella que ha crecido con Internet y lo usa de forma habitual en cualquier canal.
Imatge destacada

| 07/06/2018 | Última actualización:


El e-commerce o comercio electrónico no ha parado de crecer en España en los últimos años a pesar de la crisis económica. Y en parte ha sido gracias a la generación de los Millennials, aquella que ha crecido con Internet y lo usa de forma habitual en cualquier canal. Pero vender a través de Internet va mucho más allá de abrir una tienda online, lanzar una campaña de rebajas a través de un portal de ventas colectivas o subir una serie de productos a un marketplace como Amazon o eBay. ¿Cuáles son los retos de futuro del comercio electrónico? ¿Cómo llegar a más personas? En este artículo te ofrecemos las claves para entender las tendencias y los potenciales del e-commerce.

El cliente en la era de Internet

Internet ofrece un entorno extraordinario a la hora de ampliar la cartera de clientes de los negocios. La red no solamente ha eliminado barreras físicas, permitiendo vender en cualquier lugar y a cualquier momento. Además de eso, la transición hacia lo digital ha hecho posible que los consumidores puedan obtener una cantidad de información tan grande para permitirles elegir de forma mucho más concienciada lo que quieren adquirir. Y, como si no bastara, la masificación de las redes sociales ha ofrecido canales cada vez más numerosos para que los consumidores se puedan transformar a la vez en “influencers”, democratizando así el proceso de decisión y creando un circulo virtuoso de búsqueda y recepción de informaciones “peer to peer” continuo.

El comercio electrónico multicanal

El marketing multicanal en el comercio electrónico

Según los datos ofrecidos por Google “de todos los consumidores que realizan una búsqueda local desde su móvil, el 50% visitan la tienda en el margen de un día”. Para un vendedor, entonces, moverse entre el entorno físico y digital resulta fundamental. Así como lo es definir estrategias empresariales multicanales, lo que se llama Omnicanalidad. Según nos informa la web Quipu la demografía de los consumidores online en España está compuesta principalmente por personas con títulos universitarios, de media entre los 30 y los 45 años, aunque crece a ritmo elevado también las compras online entre las personas mayores de 50 años.

El cliente perfecto: los Millennials

Pero, si hay un trend demográfico a nivel global que importa en el comercio, eso es lo de los Millennials. Esa generación, la de los nacidos entre 1980 y 1995 se impone, en 2017 como el grupo de consumidores más relevante a nivel mundial. Son los Millennials los que en este año contabilizarán la mitad del comercio a nivel mundial. Su imposición generacional es disruptiva. Los Millennials son la primera generación a tener verdadera confianza con la red y todo lo que esta ofrece: las redes sociales son el medio principal de comunicación y de expresión; el medio digital la fuente principal para recoger informaciones y actuar de consecuencia. En EEUU, entre los Millennials se impone la compra online por encima del 75%. Esta es la generación que ya no conoce los taxis, sino que se desplaza por Uber, que ya no utiliza dinero en efectivo, sino paga a través de apps en su smartphone o a través de cualquier otro tipo de moneda virtual.

Millennials, el cliente perfecto en el e-commerce

Millennials, el cliente perfecto en el e-commerce

La irrupción de la “Generación Y” a nivel mundial no se limita al consumo, sino también a la producción y a la innovación empresarial en su conjunto. Los Millennials han permitido la disrupción de la economía a nivel mundial. Empresas como Uber o Facebook y otras ubicadas en Silicon Valley en general son producto de esta generación. Pero, la innovación no se limita a estas grandes empresas de alta tecnología. Los Millennials son indispensables en cualquier empresa hoy en día para poder entender los consumidores y para poder desarrollar estrategias de marketing efectivas y eficaces. La irrupción de Internet en los últimos veinte años ha producido como efecto en las nuevas generaciones acortar las distancias y recortar drásticamente los tiempos. Entonces, una política de comunicación eficaz tiene necesariamente que ser corta, directa y con menos mediación posible.

Un baby boomer suele considerar que, para llegar a un resultado, o proponer algo diferente, debe haber un método o que transcurra cierto tiempo. El millennial se ubica en lo inmediato y prueba diferentes canales para llegar a un fin, sin cuestionar en exceso. Esta “simplicidad y practicidad” ayuda a la empresa a transformarse más rápido, dice Marco Antonio Sánchez.

El marketing en la era del e-commerce

Internet ha producido otro aspecto interesante entre las nuevas generaciones: ha permitido la creación de comunidades virtuales que ya no se basan en el entorno físico, sino más bien en los valores compartidos. El marketer eficaz tendrá necesariamente que diseñar sus campañas teniendo en cuenta esto valores y la segmentación de los anuncios tendrá que pasar por allí.

El marketing en la era del e-commerce

El marketing en la era del e-commerce

Y si en España en los últimos años, a pesar de la crisis, el comercio electrónico no ha parado de crecer hay que agradecer en gran parte a esta generación. Esta generación que está conectada las 24 horas del día a través de sus smartphones implica que la nueva frontera del comercio digital se tiene que trasladar allí, en el mobile-commerce.

El mobile-commerce

M-commerce, omnicanalidad, estos son solo algunos de los retos del comercio para su actualización continua. Como escribe Elena Arrieta [@elenaarrieta] en Expansión:

Vender a través de Internet va mucho más allá de abrir una tienda online, lanzar una campaña de desestocaje a través de un portal de ventas colectivas o subir una serie de productos a un marketplace como Amazon o eBay. La omnicanalidad a la que aspira el sector retail tiene importantes implicaciones en la cadena logística, y exige un esfuerzo extra por cuidar la relación con el usuario.
En la era online, la capacidad de prescripción de cada persona se ha multiplicado. Del mismo modo, las redes sociales ejercen de altavoz para cualquier queja hacia una marca, independientemente de quién fuera el responsable de la incidencia (el repartidor, el marketplace, el sistema informático…).

A través de la red, se acumula una cantidad impresionante y continua de informaciones útiles para tomar decisiones empresariales. Si los Big Data ya son una realidad, el nuevo reto pasa por el Machine Learning, o lo que es lo mismo, la inteligencia artificial capaz de anticipar las demandas de los consumidores.